La mayoría de los indicadores disponibles continúan creciendo pendientes de las consecuencias de la COVID

La economía balear cerró el año con notables aumentos pasando de no superar el 20% de indicadores que crecían los primeros meses del año a sobrepasar sostenidamente el 80% a partir de julio y llegar al 85% en diciembre.

La actividad económica en las Islas Baleares ha rebotado con fuerza y no será hasta mediados de 2022 que pueda intuirse un crecimiento a medio plazo.

Así, se prevé que la actividad siga vigorosa en el corto plazo ayudada por el notable aumento del gasto público. Sin embargo, el aumento de la deuda pública puede llegar a conformar desequilibrios relacionados con las políticas aplicadas durante la pandemia y dificultar el crecimiento a largo plazo.

Una alta incidencia de la COVID y la posibilidad de una inflación más persistente que la prevista podrían provocar una desaceleración del crecimiento económico.

Más información sobre el Índice Económico del Cercle

Monlex Abogados se convierte en socio colaborador del Cercle
Antón Costas presenta en el Cercle los «Laberintos de Prosperidad» necesarios para afrontar el futuro
Menú