Alfredo P. Rubalcaba «es necesario crear un proyecto político constitucionalista»

El ex secretario general del PSOE afirma en las conferencias organizadas por el Cercle d’Economia de Mallorca que en Cataluña se vive una situación «insostenible y prepolítica»

Alfredo Pérez Rubalcaba, ex secretario general del PSOE y ex vicepresidente del Gobierno, afirmó ayer en Palma, que Cataluña «necesita un proyecto político constitucionalista». El ex mandatario atribuye la derrota contra el independentismo, en las elecciones del 21 de diciembre, «a la falta de unión entre los tres principales partidos políticos constitucionalistas».

Sobre la actual falta de gobierno en la dirección de la Generalitat, Rubalcaba sentenció que tanto Carles Puigdemont como Oriol Junqueras no llegarán a ser President de la comunidad autónoma catalana dado que esta «no puede estar gobernada por un president que reside en el extranjero o por uno que se encuentra en la cárcel». El que en su día fue el líder socialista ve actualmente una España dividida y anárquica. Considera, además, que la crisis catalana no es más que «una consecuencia de la crisis económica que padece España desde hace 10 años».

Rubalcaba, que fue invitado por el Cercle de Economía para realizar una conferencia sobre el décimo aniversario del inicio de la crisis de 2008, aseguró que se sentía responsable de la situación que vive recientemente el PSOE, ya que encuentra que defraudaron a la ciudadanía y a los votantes «al no poder solucionar adecuadamente la crisis».

Sobre el actual Gobierno de Mariano Rajoy, Rubalcaba se mostró «seriamente decepcionado» por las actuaciones del PSOE y de Ciudadanos al encontrar que ambos partidos siguen permitiendo al PP «gobernar con tranquilidad» y que no han intentado aplicar ningún tipo de política «relevante para la mejora económica de nuestro país».

«Aunque el gobierno del PP ha trabajado duramente para resolver la crisis que sufrimos en 2008 todavía seguimos incrustados en ella. La situación política, sanitaria o educativa que vivimos actualmente son consecuencias que no hemos llegado a solucionar».

«El desafío independentista debe suponer un punto de inflexión. Debemos mejorar nuestra política, ceder en algunos aspectos, ser más democráticos… Demostrar a los catalanes que no deben estar en España por obligación, sino porque pueden formar parte de un proyecto conjunto fantástico, es ahora mismo, una obligación.»

«Sin Cataluña, España no sería España, sería otra cosa, pero no estaríamos hablando de la misma nación. No existe una separación amigable. Los independentistas utilizan el Derecho a decidir como un arma de defensa para tildar a la gente de fascista y eso es populista y precisamente antidemocrático»

 

El Cercle d’Economia de Mallorca presenta su trabajo, “Repensar Balears”.
Menú